La Cámara de Representantes aprueba medida que restringe acción militar de Trump contra Irán

February 4, 2020
In The News

WASHINGTON.— La Cámara de Representantes aprobó este jueves una resolución que restringe cualquier acción militar del presidente Donald Trump contra Irán en el futuro sin el debido permiso del Congreso, en medio de esfuerzos por bajar las tensiones con ese país.

Con 224 votos a favor y 194 en contra, la Cámara de Representantes, bajo control demócrata, aprobó una resolución que exige a Trump poner fin “a las hostilidades en o contra Irán”, a menos que el Congreso explícitamente declare la guerra o autorice el uso de las Fuerzas Armadas contra ese país.

Del total, sólo ocho legisladores demócratas votaron en contra de la medida, y solo tres republicanos y un independiente la apoyaron, incluyendo el legislador republicano por Florida, Matt Gaetz, un férreo defensor de Trump. 

Esos republicanos, a los que se sumaron Thomas Masssey y Francis Rooney, dijeron que apoyaron la medida no por oponerse a Trump sino a que EE.UU. inicie guerras sin la aprobación del Congreso.

Entre los legisladores hispanos, sólo el republicano Mario Díaz Balart votó en contra de la medida, porque, según explicó, "no se puede atar las manos del presidente...  para proteger a los estadounidenses de los terroristas más letales del mundo".

La resolución, propuesta por la legisladora demócrata de Michigan, Elissa Slotkin, una exanalista del Pentágono y de la CIA, no es vinculante pero sí tiene gran carga simbólica para "poner las riendas" a Trump y aplacar las tensiones entre Estados Unidos e Irán.

La medida incorporó una excepción que permitiría acciones bélicas para proteger a Estados Unidos de cualquier “ataque inminente”.

Las tensiones actuales incrementaron tras el asesinato del general iraní, Qassem Soleimani, durante un ataque con dron que Trump ordenó el pasado 3 de enero. El gobierno de EE.UU. considera a Soleimani como un terrorista, pero su muerte ha fortalecido el movimiento anti-estadounidense en Irán.

Antes del voto, demócratas y republicanos se enzarzaron en un álgido debate sobre patriotismo, el mérito de la medida, y la eficacia de la política exterior hacia Irán.

Haciéndose eco de su bancada, la legisladora demócrata de Ohio, Marcy Kaptur, aseguró que nadie llora la muerte de Soleimani pero la actitud intempestiva de Trump provoca una "mayor inestabilidad" en la región, y la medida sólo reafirma la obligación constitucional del Congreso.

Su colega demócrata de California y veterano de guerra, Gil Cisneros, afirmó que “es tiempo que el Congreso recupere el poder que le corresponde”.

Pero el líder de la minoría republicana de la Cámara Baja, Kevin McCarthy, dijo que Trump hizo lo correcto al eliminar a Soleimani, quien “estableció un brutal reino del terror en todo Medio Oriente”, y la resolución demócrata pondrá en peligro la seguridad de las tropas estadounidenses en la región.

Para los republicanos, sin embargo, la medida ataría las manos de Trump en unos momentos en los que, a su juicio, Estados Unidos debe mostrar firmeza frente a adversarios.

El líder de la minoría republicana de la Cámara Baja, Kevin McCarthy, dijo que Trump hizo lo correcto al eliminar a Soleimani, quien “estableció un brutal reino del terror en todo Medio Oriente”, y la resolución demócrata pondrá en peligro la seguridad de las tropas estadounidenses en la región.

Gaetz, miembro del Comité de Servicios Armados, causó sorpresa al pronunciarse a favor de la medida al señlar que  aunque apoya la muerte de Soleimani, no quiere una guerra contra Irán.

Ambos partidos mantienen discrepancias sobre si Soleimani planeaba ataques “inminentes” o a futuro, y si Trump necesita o no permiso del Congreso para efectuar ataques militares contra Irán. 

La Constitución deja en claro que, con raras excepciones, sólo el Congreso puede declarar la guerra, y una ley federal de 1973 lo reafirma.

El Congreso autorizó la guerra contra Irak en 2002, cuando la Administración Bush argumentó que el entonces régimen de Sadam Hussein tenía armas de destrucción masiva.

Esas armas jamás se encontraron pero, según los partidarios de Trump, entre éstos el legislador republican por California, Tom McClintock, esa resolución se mantiene en pie y, por lo tanto, el mandatario no necesitó permiso del Legislativo para el ataque contra Soleimani, ocurrido afuera del aeropuerto de Bagdad.

Para Liz Hempowicz, directora de política pública del Proyecto para la Supervisión del Gobierno, es urgente que el Congreso frene cualquier “lectura equivocada” de sus autorizaciones previas para el uso de la fuerza.

“El Congreso debe actuar de una vez para restringir las acciones unilaterales del Ejecutivo, si es que quiere ejercer su prerrogativa constitucional tras décadas de pasividad respecto a sus poderes de guerra”, dijo la experta.

La bancada demócrata de la Cámara Baja había sopesado suspender indefinidamente la votación de la medida ante el ataque que lanzó Irán el martes pasado con más de una decena de misiles balísticos contra dos bases militares en Irak, en respuesta a la muerte de Soleimani. 

No hubo bajas militares, y el ataque fue interpretado como una advertencia de que Irán responderá a lo que percibe como provocaciones de Estados Unidos. 

Los senadores demócratas por Virginia, Tim Kaine, e Illinois, Dick Durbin, presentaron la semana pasada una resolución similar que el Senado podría someter a voto tan pronto como la próxima semana, según fuentes legislativas.

Bajo los reglamentos parlamentarios, debido al tipo de resolución que presentaron los demócratas -simultánea a la que apruebe el Senado y no conjunta- la medida no requerirá la firma de Trump.

Líderes de ambos partidos se mostraron insatisfechos ayer con la explicación que ofreció la Administración Trump para justificar el asesinato de Soleimani, alegando que éste planeaba “ataques inminentes” contra objetivos estadounidenses.

Desde su cuenta en Twitter, Trump instó a los republicanos a que votaran en contra de la resolución, e insistió en que es otra "farsa" y "acoso presidencial" de los demócratas.

Dos prominentes líderes republicanos, el senador por Kentucky, Rand Paul, y el de Utah, Mike Lee, consideraron insuficiente el razonamiento de la Administración, que aparentemente urgió a los legisladores no debatir sus decisiones.

Lee, en particular, calificó de inaceptable, "anti-estadounidense y "anticonstitucional" que el Ejecutivo prohíba debatir la sensatez de "una intervención militar contra Irán", y rechazó el argumento de que las restricciones de la Cámara Baja sólo servirían para “envalentonar a Irán”.

En declaraciones hoy a la prensa, Trump mostró sorpresa por la reacción de Lee, e insistió en que autorizó el asesinato de Soleimani porque era “un monstruo total, y nosotros lo eliminamos” para frenar sus planes de “hacer volar nuestra embajada”.

Preguntado sobre si buscaría permiso del Congreso para lanzar más ataques contra Irán, Trump afirmó que "dependería de la circunstancia". Posteriormente argumentó que "no le importaría" hacerlo pero tampoco es su obligación, porque "se toman decisiones en cuestión de segundos".

Casa Blanca condena medida

Un portavoz de la Casa Blanca, Hogan Gidley, dijo en un comunicado que Trump “tiene el derecho y la obligación de proteger a esta nación y a nuestros ciudadanos del terrorismo”.

La “ridícula” resolución, en cambio, “intenta socavar” la capacidad del Ejército estadounidense de prevenir actos terroristas de Irán y sus aliados, e intenta entorpecer la autoridad del presidente de proteger a EE.UU y sus intereses en la región, agregó.

Gidley insistió en que la decisión de eliminar a Soleimani fue la correcta, y se efectuó por la autoridad constitucional que tiene el mandatario como comandante en jefe, y bajo la medida que aprobó el Congreso en 2002.

Durante un discurso televisivo ayer, Trump anunció nuevas sanciones contra Irán, urgió a la organización transatlántica OTAN a que se implique más en la pacificación del Medio Oriente, y pidió a la comunidad internacional que abandone de una vez el acuerdo nuclear que EEUU suscribió con Irán en 2015.